Dr. Bernhard Winkler

Cómo mantener sus venas vivas

Durante un evento el pasado domingo día 8 de octubre de 2017 en el EACTS,  en un auditorio completamente repleto donde solo cabía gente de pie, el Dr. Berhard Winkler proporcionó información sobre el uso de soluciones utilizadas durante el intervalo de extracción y conservación de injertos venosos durante la cirugía de bypass coronario.

En su charla, el Dr. Winkler describió las diferentes soluciones utilizadas por los Centros Cardíacos Europeos para la preservación y el tratamiento del injerto venoso.

La cirugía de revascularización coronaria es el procedimiento quirúrgico más estudiado conocido por el hombre. Incluso con todos los avances y estudios clínicos realizados para entender los injertos de bypass, los resultados clínicos a largo plazo no son tan favorables como cabría esperar. Las tasas de fracaso siguen siendo alrededor del 15% al 20% después de 1 año y un 5% adicional para cada año posterior. Estudios muy reconocidos y publicados como el Prevent IV y los subanálisis asociados han mostrado con significación estadística que la solución utilizada para preservar el injerto venoso tiene un profundo efecto en el éxito de los resultados clínicos esperados.

Según el Dr. Winkler, “es necesaria una solución de tratamiento para asegurar la permeabilidad a largo plazo de los injertos explantados”.

Como es sabido, la solución salina heparinizada y la sangre autóloga heparinizada se usan a menudo para preservar los injertos de vena safena durante la cirugía de Bypass coronario. Las soluciones que el Dr. Winkler describió durante su charla han demostrado tener un efecto negativo en las células endoteliales que recubren el interior del injerto venoso. Esto provoca entonces un efecto dominó que inicia una enfermedad progresiva que afecta al injerto de vena inmediatamente después de producirse el contacto y luego se observa radiológicamente después de un año o más. Esta tasa de fracaso del 15-20% se asocia con la enfermedad del injerto venoso (VGD).

La única solución en el mercado que ha demostrado el mayor perfil de seguridad además de ser el tratamiento más eficaz del injerto venoso para prevenir la VGD es DuraGraft. Varios estudios han demostrado que DuraGraft tiene un efecto positivo en el injerto cuando se compara con las soluciones de preservación que se utilizan en la actualidad, como la solución salina y la sangre autóloga heparinizada.

DuraGraft está aprobado para el tratamiento del injerto vascular para reducir la incidencia de VGD y las complicaciones asociadas con la cirugía de revascularización coronaria.

https://www.youtube.com/watch?v=EoMLm8WE5qU

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27068248